Universidad de Zaragoza CSIC
Publication Date:  09/11/2017

 

El Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea (ISQCH), la Federación de Empresas Químicas y del Plástico de Aragón (FEQPA) y la Confederación de Empresarios de Aragón (CEOE Aragón), han celebrado hoy martes, 7 de noviembre, Quimiaragón 2017, Foro de Química de Aragón. Un encuentro que nace como foro de intercambio de experiencias entre el ámbito científico y el empresarial del sector de la industria química aragonesa. Este foro, que parte de la iniciativa del ISQCH (instituto mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas –CSIC- y la Universidad de Zaragoza), busca tender puentes y crear sinergias para estimular la creación de colaboraciones que puedan incentivar y agilizar la innovación en el sector de la industria química aragonesa.

En la inauguración de Quimiaragón 2017 han participado José María García López, Director General de CEOE Aragón, José Antonio Mayoral, Rector de la Universidad de Zaragoza, Ana Mª Guerrero, Vicepresidenta Adjunta de Transferencia del Conocimiento del CSIC y el Secretario General Técnico del Departamento de Innovación, Investigación y Universidad del Gobierno de Aragón, D. Fernando Beltrán.

Quimiaragón 2017 ha contado con la participación de más de 60 personas donde investigadores y empresarios han presentado sus experiencias de colaboración, han puesto en valor el papel de los interlocutores y agentes de apoyo a la cooperación entre empresa y academia y han analizado varios casos de éxito surgidos de este tipo de experiencias, como los de Industrias Químicas del Ebro, Implaser o ROLABO. Esta última, una empresa  dedicada a la producción de principios activos para la industria farmacéutica con la que el ISQCH lleva colaborando muchos años en la preparación de nuevos aminoácidos para el diseño de nuevos medicamentos más eficaces.

Otra de las colaboraciones que se han dado a conocer ha sido la aportación del ISQCH a la empresa WIREC, de Villanueva de Gállego, con la que han desarrollado una patente para la recuperación de tántalo e indio de los aparatos electrónicos que se desechan, dos elementos químicos de relativa escasez en la corteza terrestre, pero fundamentales en muchos de los equipos electrónicos actuales.

Además ha tenido una muy buena acogida la realización de “encuentros bilaterales” breves entre responsables de empresas y científicos con objeto de ayudar a todos los participantes a encontrar socios y colaboradores para el desarrollo de proyectos conjuntos, convenios para la formación de personal, acuerdos de cooperación técnica o cualquier forma de colaboración que ambas partes deseen.

Según Fernando Lahoz, director del ISQCH, “la transferencia de conocimiento –en ambos sentidos–  entre la academia y la empresa resulta clave en una economía moderna y competitiva, capaz de rentabilizar al máximo las inversiones públicas o privadas en I+D+i y de transformar el conocimiento científico en una realidad empresarial, en negocio y en beneficio indirecto para nuestra sociedad”.

Ana Mª Guerrero, Vicepresidenta Adjunta de Transferencia del Conocimiento del CSIC, ha apuntado “todo el potencial investigador del CSIC en el área de la química está a disposición de las empresas aragonesas para ser más competitivas e innovadoras”.

José Antonio mayoral, rector de la Universidad de Zaragoza, “La Universidad de Zaragoza es puntera en el modelo de colaboración público privado y, dada la importancia del sector químico en nuestra región y el carácter preeminente de esta formación en Aragón, era imprescindible crear un foro en el que la industria química aragonesa y nuestros investigadores se conocieran para tender puentes que creen riqueza en nuestra comunidad autónoma con un mayor desarrollo tecnológico y, también, con la creación de empleo de mayor calidad”.

Jorge Villarroya, responsable de la Federación de Empresas Químicas y del Plástico de Aragón ha añadido que se trata de “una jornada que pretende facilitar un lugar de encuentro cada año, reconocido por ambos sectores, donde realizar los primeros contactos y arrancar nuevas colaboraciones, fundamentales para ser más competitivos en nuestra industria”.

Con esta primera edición, Quimiaragón desea focalizarse en el ámbito de la química pero no de una forma exclusiva, sino recogiendo participantes de todas las empresas y centros de investigación que tienen un contacto, de mayor o menor medida, con los procesos químicos, como pueden ser otros sectores científico-técnicos relacionados: agroquímica, alimentación, materiales, fármacos, nanotecnología, caucho, pinturas, etc.