Universidad de Zaragoza CSIC

Universidad de Alcalá 12/09/2019  17:45h.

 

El Prof. Luis A. Oro Giral, investigador del Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea, ISQCH (CSIC-UZ) y catedrático de Química Inorgánica, ha sido galardonado con el prestigioso Premio Lord Lewis, otorgado por la Royal Society of Chemistry del Reino Unido (RSC).Con la concesión de este premio, que es la primera vez que se concede a un químico no británico, la RSC reconoce las importantes contribuciones del Prof. Oro en el campo de la Química Organometálica y su influencia decisiva en el desarrollo de la política científica de Europa.

 

La ceremonia de entrega de este galardón tendrá lugar el próximo 17 de Septiembre, en la Universidad de Alcalá en Alcalá de Henares y será uno de los actos centrales en la celebración del primer UK-SPAIN Organometallic Chemistry Symposium. Al término de este acto, el Prof. Oro impartirá la conferencia titulada “From Organometallic Complexes to Homogeneous Catalysis: Forty years of Platinum Group Metal Chemistry”.

 

Luis Oro es Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Zaragoza, ocupando desde 1982 la Cátedra de Química Inorgánica. Ha sido director del Instituto de Catálisis Homogénea de Zaragoza entre 2004 y 2013. Es uno de los investigadores más citados en el campo de la Química, distinguido como Highly Cited Researcher por el Institute of Scientific Information, reconocimiento otorgado a los 250 más citados en la literatura mundial. Además es autor o coautor de unas 600 publicaciones científicas, 20 capítulos de libro y revisiones científicas y nueve libros.

 

Luis Oro ha sido pionero de la introducción de la catálisis homogénea en España en los años 80. Gracias al reconocimiento internacional de sus investigaciones en catálisis homogénea es el responsable de un proyecto de colaboración con la Universidad Rey Fahd de Petróleo de Arabia Saudí. Este proyecto de investigación busca el desarrollo de nuevos catalizadores homogéneos para preparar compuestos de valor añadido, el diseño de catalizadores para reducir el azufre en los crudos de petróleo y, por tanto, su nivel contaminante, y la puesta en valor el dióxido de carbono con su transformación en materias primas de interés industrial